PuroParty.net

Cinco Años Después De Su Partida La Música De Antonio Aguilar Mantiene Su Recuerdo Más Vivo Que Nunc

antonioagui
Se le conocía como El Charro de México. Título y lema. La denominación precisa para un hombre que amó sinceramente su natural estilo de vida: su tierra, esos rumbos zacatecanos que lo marcaron indeleblemente; su gente, esos paisanos que lo siguieron con total fidelidad más allá de todas las fronteras; sus costumbres y, sobre todo, su familia, su tradición, historia, música y charrería, la misma que proyectó en el cine, como actor, guionista y productor, y en el disco como un cantante de excepcionales recursos y talentos.

Con una extensa y exitosa carrera profesional, convertido en una leyenda viviente, el gran Antonio Aguilar grabó con mariachi, tambora y banda, cubriendo un espectro de canciones en que hay romance y estallido emocional, ranchera de la buena, esa que pudiera ser serenata y pretexto para celebrar; corridos de caballos y de personajes de intensa textura, el amplio sentimiento inspiracional de esos tantos compositores que lo buscaban para acceder al privilegio de que él les estrenara sus temas originales.

Ejemplo de vida y de amistad, conjugando en tiempo presente y futuro el verbo de un positivismo sano y alegre, elevando la ilusión y el placentero sentir de las multitudes que lo aplaudieron internacionalmente, El Charro de México dejó un legado musical que tiene las proporciones de un verdadero monumento, todo ese tesoro que acompaña a sus fans cada vez que se oye en radio su "Triste Recuerdo", que no tiene nada de triste porque es un canto de esperanza al amor sin límites; o su "Adolorido", que por su letra más bien parece una especie de juego cómplice en que se burla histriónicamente del dolor.

Mencionar cada uno de sus éxitos es una ardua tarea. Porque son muchos. Muchísimos. Porque lo sustancial, lo básico de su catálogo es, precisamente, la variedad de sus geniales interpretaciones no sólo por el color de su voz sino también por su enfoque, por su ritmo, por sus arreglos, por su intención y hasta por su tonalidad al asumirlas.

Es que... si se lo escucha con verdadera atención, Antonio Aguilar siempre nos deja convencidos de que sentía de manera tan profunda sus canciones que al cantarlas en realidad las estaba actuando, representándolas, dando a través de ellas un entrañable testimonio de vida, algo muy propio de él, de él y nadie más, tan característico como su sinceridad y tan suyo como su transparencia.

Por eso, y a cinco años de su viaje sin retorno, en esta primavera/ verano del 2012 en su quinto aniversario luctuoso, que se cumple este 19 de junio, la compañía Balboa Records  / Discos Musart quiere recordarlo compartiendo con su gente la valiosa herencia abierta de todos nosotros que es su música.

Digitalmente remasterizados sus fenomenales éxitos traen la poderosa calidad de una grabación hecha ahora mismo. El propio Antonio, su familia y su público se lo merecen. Porque esa también fue su prioridad: ¡Siempre lo mejor!  La mejor actitud en lo personal, el mejor nivel en lo profesional, la mejor grabación, el mejor espectáculo, el mejor tema posible, ese que se perpetúa en el alma de la gente y trasciende en el tiempo y el espacio. Esos títulos que desde su México lindo y querido se evocan con respeto desde Canadá hasta la Tierra del Fuego, abrazando a todo un continente.

Recordándolo en su música y compartiéndola, como debe ser, Balboa Records / Discos Musart inicia este 19 de junio una promoción especial en iTunes poniendo a disposición del público los álbumes seleccionados de Antonio Aguilar mediante un precio de oferta de sólo $7.99 cada uno.

Además, en su forma física este valioso catálogo también está disponible en un compilado de lujo, un elegante paquete que contiene 200 canciones inolvidables de El Charro de México, un artista excepcional cuyo quinto aniversario luctuoso lo mantiene tan vivo y tan vigente porque... la verdad... aún nos acompaña, aún está entre nosotros.
Su Comentario Sobre Este Articulo
Nombre   (required)
Comentario
CAPTCHA

Ingresa La Clave Que Aparece En La Imagen